Era un 14 de julio, al parecer normal, en un día de descanso en la ya no tan tranquila
Sultana de los Andes, poco a poco se acababa esa fecha, pero cerca de las 20h00, una
terrible noticia conmocionó a la ciudad entera, más aún al norte, en el sector conocido
como “Los Alamos”.

Dos encapuchados a bordo de una motocicleta asesinaron a sangre fría al exconcejal de
Riobamba, Patricio Guaranga, ¡le mataron, le mataron!, ¡eran dos hombres!, decía la
gente.

Luego se conoció que él habría llegado a la casa de su madre acompañado de otros
familiares para guardar el vehículo (Kia Sportage) tras haber llegado de Ambato, cuando se
acercaron dos hombres en una motocicleta y sin compasión alguna le propinaron dos
balazos que atravesaron su cráneo, muriendo instantáneamente.

“Había llegado acá a la casa (…) según comentan aquí los vecinos, que han sido
dos en una moto negra, dicen”, indicó angustiado Mario Chulli, familiar del
exconcejal.

Fue asesinado en la puerta de la casa de su madre, cuando iba a guardar el vehículo.

Se armaron dos capillas ardientes, una en el salón de la ciudad donde se velaron los restos
y otro en el auditorio de la Prefectura de Chimborazo; fue sepultado el 17 de julio en medio
del dolor de sus familiares, y su esposa cargó el féretro como signo de compañía en su última morada.

Iniciaron de inmediato con las investigaciones para esclarecer este hecho de sangre. La madrugada del 21 de agosto fue aprehendido Vinicio R., concejal alterno de Guaranga, a quien se le acusa de ser el implicado en este delito, se le dictó prisión preventiva y se abrió la instrucción fiscal.

Los familiares iniciaron con marchas y plantones, exigiendo justicia en este caso; el 5 de septiembre, la Corte Provincial de Justicia le negó el recurso de apelación a Vinicio R.; en los exteriores, familiares del procesado lo respaldaban.

La defensa de la acusación particular recogía elementos de convicción durante la instrucción fiscal, entre ellos, fotografías, videos, audios de llamadas, versiones anticipadas de testigos protegidos por la FGE, entre otros.

La noche del 30 de septiembre y madrugada del 1 de octubre, Vinicio R. fue trasladado hasta el Centro de Detención Provisional de Latacunga, según un informe de la SNAI, al presentarse novedades en su celda y para evitar una posible evasión.

El 19 de noviembre se realizó la audiencia de reformulación de cargos, en la cual se cambió la forma del caso que al principio se abrió como presunto delito de asesinato, y que ahora se cambió a presunto delito de sicariato, además se vinculó a Willian C. “alias Martín”, como otro presunto implicado, a quién se le dictó prisión preventiva, a pesar de que ya cumple una condena en una cárcel de Guayaquil, se extendió por 30 días más la instrucción fiscal.

El 17 de diciembre se recogió la versión anticipada de una testigo protegida por parte de la acusación particular, quien proporcionó información sobre quien manejaba la motocicleta en la que se trasladaban dos ciudadanos que victimaron al exconcejal, el hotel en el que se habrían hospedado, las fechas exactas que llegaron a Riobamba e inclusive la cantidad de dinero que habrían recibido para realizar el “trabajo” en contra de Guaranga.

El 19 de diciembre culminó la instrucción fiscal y en enero iniciarán las otras audiencias, el 3 la audiencia oral pública y contradictoria, para tratar el pedido de revocatoria de la prisión preventiva que pesa sobre los dos procesados, mientras que para el 15, la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio a las 09h00.

Este es un acontecimiento que ha generado varias dudas entre los ciudadanos, que esperan se esclarezca una muerte al estilo de sicariato, que es la primera en contra de una autoridad y la segunda en una ciudad que antiguamente se la conocía como una de las más tranquilas y que ahora la inseguridad la envuelve.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.