Con una Asamblea en contra, el Ejecutivo replantea otra vez su agenda

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

POLÍTICA

El Gobierno no insistirá en el envío de proyectos legales a la Asamblea, a la vez que el veto total le sirve para frenar las normativas aprobadas que no van con sus intenciones políticas.

Lasso ha frenado las intenciones del Legislativo en otras dos ocasiones, con el veto total a las reformas a la Ley de la Contraloría y a la Ley de Educación Intercultural. (Primicias ec)

Las advertencias del presidente Guillermo Lasso siguen en pie. En marzo, el Mandatario dijo que gobernaría a través de decretos ejecutivos, reglamentos y otras herramientas, “sin considerar que existe la Asamblea Nacional”. Esa aseveración es cada vez más real. En los pasillos de Carondelet no se considera como una posibilidad enviar nuevos proyectos de ley al Parlamento.

}Tampoco sucederá con los proyectos que fueron devueltos e iban a ser ajustados antes de reenviarlos. En esa lista están, por ejemplo, las prometidas leyes de inversión y la laboral. La primera ya quedó descartada: el Gobierno se enfocará en impulsar la inversión a través de resoluciones, acuerdos y reglamentos. En cuanto a la reforma laboral, considerada una prioridad para el Ejecutivo, tampoco existe la intención de remitir su nueva versión al Legislativo.

En Carondelet están seguros de que, con el nuevo escenario político, no hay posibilidad de que obtengan los votos de respaldo. Para este tema, el Ejecutivo incluso abrió una mesa de diálogo con las centrales sindicales, que pelean por un nuevo código laboral desde el cambio de la Constitución. Pero, al considerarla una parte importante para impulsar su plan de gobierno y sus promesas electorales, en Carondelet se analiza la posibilidad de aprobarla a través de una consulta popular.

La organización de esta propuesta presidencial está en manos del ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, quien contó a PRIMICIAS que, en este nuevo momento, la consulta se enfocaría en temas de seguridad, principalmente. Por lo que la reforma laboral podría ser el ‘bonus track’. Según el funcionario, la propuesta estaría lista en 2023, para incluirla en el proceso de las elecciones seccionales de febrero, y así evitar el costo de un proceso exclusivo con ese fin. El Ejecutivo no quiere que sus proyectos sigan siendo archivados o descartados en la Asamblea, como sucedió con la ‘megaley’ (contenía las reformas tributarias, laboral y de inversiones) y el proyecto centrado en las inversiones.

Fuente: Primicias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí