Correa

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículo de opinión II Matías Dávila

¿Malo o bueno? Todo va a depender de la forma en que entendamos la vida. Cuando una persona delinque, ¿es buena o mala? Depende. Voy a tratar de explicar esto de la mano de las investigaciones de Jonathan Haidt. Lo primero que habría que demostrar es que delinquió. La pregunta entonces sería: ¿quién lo demostró? Luego preguntaría: ¿y quién es ese “quién”? Los cuadernos de “la Pame”, por ejemplo, me arrojan todo menos certezas, pero si en un juicio se da por válida esa prueba, que para mí no tiene sentido, no significa que se invalida.

Ahora, un hombre entra a robar en un supermercado para dar de comer a su hijo. Está en una situación calamitosa, ha intentado todo y parece que nada le ha salido. ¿Bueno o malo? Ojo, no roba para él, roba una leche y unas hogazas de pan para darle de comer a su hijo que llora de hambre. Si su respuesta es “es malo porque está robando”, mi repregunta sería “si fuera su hijo, ¿robaría?”.

Volvamos al tema de Correa. Haidt demuestra que en temas políticos y religiosos más pueden las pasiones que las razones. Podemos ver la evidencia, pero las emociones guían nuestras decisiones. Pese a ser encarados por la verdad, no podemos admitir nuestra equivocación. Si usted odia a Correa o si lo ama, no va a cambiar de parecer si le muestro evidencia de lo contrario. Usted está convencido de que tiene la razón y le extraña que el resto pueda defender una tesis contraria.

Hace tiempo quise jugar con mi mente y decidí empezar a tolerar el reguetón. Era tal mi animadversión que solo escuchar una canción podía cambiarme el día. Puse reguetón en un viaje y decidí hacer un extracto de cada canción fijándome solo en lo positivo. Hice una lista enorme. Ya tolero el reguetón. Si hubiera profundizado más el ejercicio, incluso pudo haberme gustado. Estar del otro lado y entender la vida desde la vereda del frente, no es un acto de debilidad sino de inteligencia.

Fuente: Diario La Hora

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La estoy buscando…

ARTÍCULO DE OPINIÓN // Simón Valdivieso Vintimilla El pueblo es sumamente olvidadizo y los sucesos de un día para otro se convierten en periódico de