Fue en busca del “Sueño Americano” y lo mataron

0
674

“Mami, papi, no llorarás, voy a luchar por mis hermanos y por ustedes”, fueron las últimas palabras que un joven chimboracense le dijo a sus padres tras migrar a Chicago-EE. UU., en donde el jueves 29 de octubre de 2020 lo asesinaron.

Ahora sus padres piden ayuda a las autoridades ecuatorianas para repatriar el cuerpo, además indicaron que no saben qué hacer porque con la travesía de su hijo se endeudaron en 30 mil dólares y a eso se suma la pérdida de sus cosechas por la helada, por ello claman ayuda.  

Por medio de sus familiares se conoció que Juan Manuel Guamán Daquilema, de 21 años de edad, hace alrededor de 7 meses salió de su humilde casa situada en el barrio Pucará en la comunidad de San Miguel de Pomachaca, en parroquia Palmira-Guamote, llegó a los Estados Unidos de forma irregular, y para esa travesía él y su familia se endeudaron por 30 mil dólares.

Todo iba bien en Chicago, el hoy occiso hablaba a diario con sus padres y hermanos, pues tenía dos trabajos, pero en el sector de Buena Park, mientras se dirigía a su segundo trabajo, dos maleantes lo asaltaron y cegaron su vida.  

Presuntamente los delincuentes se llevaron la mochila y en el forcejeo le dispararon en el pecho, causándole la herida mortal. 

Sin embargo, el drama para la familia Guamán-Daquilema no termina con la muerte de su hijo que migró en busca del “Sueño Americano”, ya que en lo alto de la comunidad de San Miguel de Pomachaca, en donde se halla la pequeña morada de Juan, sus padres, hermanos, abuelos y tíos, armaron un pequeño altar con las prendas de vestir y la fotografía de su ser querido como símbolo de darle el último adiós hasta que lleguen sus restos.

En medio de lágrimas que estremecían a los presentes, la madre de Juan, María Daquilema, pidió a las autoridades del consulado ecuatoriano ayuda para traer el cadáver de su hijo.

“Lo único que quiero ver es el cuerpito y pido ayuda porque la deuda que tenemos es grande”, dijo; además, recordó que su amado hijo recién empezó a trabajar hace dos meses.

En eso, su padre, Juan Guamán, recalcó que el cuerpo de su hijo está en Chicago y no hay quien gestione para traerlo, por eso solicita colaboración. “Mi hijo decidió irse porque somos de bajos recursos económicos y la comunidad es demasiado pobre porque en donde vivimos no podemos tener animalitos, solo sembrar, pero cayó helada”, explicó.

Don Juan recordó que las últimas palabras de su hijo fueron: “Papi bajará a la feria, regresará pronto haciendo compras para mis hermanos”, sin embargo, él narró que su hijo ya no volvió a llamar y fue hasta la noche, en la iglesia, en donde se enteró que a su ser querido lo habían matado. Por ello, los familiares y padres de Juan esperan que las autoridades de la provincia y del país los ayuden a traer el cuerpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.