Rinitis Alérgica: síntomas, tratamientos y causas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

SALUD

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que el 33% de la población sufre enfermedades alérgicas, y de ese porcentaje, casi 400 millones de personas padecen rinitis alérgica. Esta alta prevalencia subraya la importancia de comprender esta condición y sus implicaciones para la calidad de vida de los pacientes.

Entre los síntomas más comunes se encuentran:  estornudos, picazón en la nariz, congestión y secreción nasal acuosa y picazón en los ojos.

La Dirección Médica de Laboratorios Bagó explica que la rinitis alérgica es una inflamación de la mucosa nasal desencadenada por una reacción ante alérgenos ambientales. Estos síntomas se manifiestan cuando el sistema inmunológico responde de manera exagerada a elementos como los pólenes y los ácaros del polvo.

Entre los síntomas más comunes se encuentran:  estornudos, picazón en la nariz, congestión y secreción nasal acuosa y picazón en los ojos.

Por esta razón, es fundamental minimizar la exposición de alérgenos que se encuentran en la cotidianidad. 

  • Mantener los espacios interiores limpios: utilizar fundas antialérgicas para almohadas y colchones, y lavar la ropa de cama con frecuencia, puede ayudar a reducir la presencia de ácaros de polvo, los cuales son una de las principales fuentes de alérgenos en interiores.
  • Controlar la exposición a pólenes: se puede considerar el uso de purificadores de aire para filtrar el polen del ambiente interior. Después de pasar tiempo al aire libre, se sugiere ducharse y cambiarse de ropa para eliminar el polen que pueda haberse acumulado en el cuerpo.
  • Evitar el humo del tabaco: esto puede incrementar los síntomas de la rinitis alérgica. Por lo tanto, es importante evitar fumar y mantenerse alejado de ambientes donde se fume, especialmente en espacios cerrados.
  • Tratamientos antihistamínicos: para tratar cualquier síntoma es necesario acudir al médico. Sin embargo, los antihistamínicos pueden ayudar a controlar el picor, estornudos y secreción nasal.

Es importante, que las personas con rinitis alérgica busquen un diagnóstico adecuado y sigan un plan de tratamiento personalizado. Una gestión adecuada no solo mejora la calidad de vida, sino que también puede prevenir complicaciones adicionales, como infecciones sinusales y asma.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email