La sala de la primera acogida del Hospital Provincial General Docente de Riobamba, ha atendido varios casos de violencia intrafamiliar que se han reportado durante los meses de confinamiento.

Suena paradójico, pero es real, que durante la época de la cuarentena muchos pensaban que era momento de compartir en familia, el aprovechar ese tiempo para pasar los padres con sus hijos, entre esposos, reflexionar y cambiar o de buscar alternativas para salir adelante, sin duda alguna, esta crisis sanitaria afecta a todos, pero, algunos expertos esperaban que el confinamiento era tiempo para virar la página en algunos hogares.

Sin embargo, en algunas familias la cuarentena se volvió una tormenta; según la doctora Rosa Castillo, médico de la sala de la primera acogida del Hospital Provincial General Docente de Riobamba, durante los meses de confinamiento han aumentado los casos de violencia intrafamiliar a relación del año anterior (2019) en los mismos meses.

“Es evidente el aumento de los casos de violencia intrafamiliar durante la cuarentena (…) el mantenernos dentro de casa, en vez de ser un lugar seguro, ahora se ha vuelto un riesgo que ya no es solo afuera de los hogares, sino, internamente también”, indicó la doctora.

El vivir con un agresor o agresora, pasar toda la cuarentena en un círculo de violencia, es un tema que ha levantado la preocupación de expertos por los altos índices de casos que se han presentado.

Según Castillo, la violencia no para porque del 100% de mujeres que son violentadas, apenas el 10% se deciden en denunciar, mientras que, el resto vive envuelta en una ola de amenazas.

“Lo hacen, pero dentro de instituciones hospitalarias, en las salas de primera acogida y toda la red de derechos que proporciona la red de víctimas, se ha podido evidenciar que ha existido un aumento significativo de esto casos”, explicó.

A parte de las mujeres que han sido víctimas de violencia, con preocupación la doctora mencionó que, durante la época de pandemia han atendido casos de abuso sexual en contra de menores de edad.

“El abuso sexual ha aumentado en menores de edad, como el grupo más afectado, y eso
nos pone en alerta para poder identificar que la violencia es un tema al que no debemos
quitarle la importancia y todas las instituciones debemos trabajar para poder ayudar a
solventar todas las necesidades de quienes son víctimas de vulneración de derechos”,
acotó.

Pero en algunos de los casos de abuso sexual en los niños, se enmarca en varias aristas,
entre ellas, con padres agresores y otras con madres que se prestan como cómplices y así
dejan que se vulneren los derechos de sus propios hijos e hijas.

Pero la violencia intrafamiliar no solo afecta a niños mujeres o jóvenes, pues, la profesional
mencionó que también se han registrado vulneración de derechos para los hombres, en la
gran mayoría con féminas que se aprovechan de ellos.

“Nosotros también hemos tenido casos de hombres que han sido víctimas de abuso, que
muchas veces por situaciones de idiosincrasia se cree que no, pero si, han existido
hombres que han sido agredidos físicamente, psicológicamente dentro de los hogares, en
otros aspectos se enmarca al distanciamiento con los hijos por alguna separación con la
conyugue o madre de ellos. Han sido utilizados como elemento de pelea para que las
mujeres aprovechen de esta situación y les conviertan a ellos en víctimas, pero, como toda
persona está en las condiciones de recibir los mismos derechos”, finalizó.

En la sala de la primera acogida del Hospital de Riobamba, en primera instancia se les hace
conocer todos los derechos que posee una persona víctima de violencia, se trabaja de
manera estratégica con la parte psicológica de los pacientes y les brindan un apoyo para
romper el silencio frente a cualquier alerta y denuncien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.