Si no puedes con ellos, úneteles

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículo de opinión II Salvatore Foti

Debo confesar que me ha costado muchísimo entender lo que pasaba con el actual Gobierno y su aparatoso fracaso, tanto institucional como estatal. No lograba entender cómo era posible que la falta de medicinas en los hospitales públicos no fuera una prioridad para el actual Ejecutivo, ni cómo podían dormir tranquilos sabiendo que cada día hay decenas de asesinatos por sicariato y que entre las víctimas se cuentan ya al menos 40 niños. Tampoco lograba entender cómo la falta de trabajo, la pésima situación económica, las protestas sociales y el total descontrol dentro de las cárceles pudiese dejarlos tan apáticos. Pero al final entendí que, en realidad, el Gobierno siempre tuvo una estrategia y eso cambió por completo mi perspectiva.

El Gobierno no ha fracasado y tampoco está enfrascado dentro de su propia narrativa y falsas promesas, sino que simplemente está siguiendo la estrategia: si no puedes con ellos, úneteles. Los ejemplos sobran, a pesar de que nosotros nunca fuimos capaces de verlos con claridad.

Analicemos los principales problemas y verán que todos tienen una muy bien orquestada estrategia desde Carondelet. Como en las cárceles la situación ya es imposible de sostener y las autoridades no pueden controlarlas, la estrategia del Gobierno es liberar a 1.800 presos para finales de julio; de esta manera se busca tener menos presos e ir solucionando el problema. El objetivo final ha de ser soltarlos a todos.

Con la delincuencia sucede lo mismo; como no pueden apresarlos ni hacer que el Estado tenga el control del territorio, están dejando que se maten “entre ellos”; si en el proceso matan también a inocentes o acaban con la seguridad ciudadana, hay que tener paciencia. De eso se trata: acabar con todo y con todos.

El desabastecimiento de medicinas en los hospitales también sigue la misma regla y como el Estado no puede proporcionar los insumos necesarios manda a los parientes de los enfermos a comprarlas. Como no pueden con la enfermedad se unen a ella.

El Gobierno también se ha unido a la mala situación económica, contribuyendo de manera directa a que la crisis se profundice al no intervenir para bajar los costos de los combustibles ni tomar iniciativas para cumplir con las promesas de campaña y generar trabajo.

Resulta claro entonces que el Gobierno siempre tuvo su estrategia, que, sin embargo, no contempla el bienestar de los ciudadanos. ¡Qué pena que, en contraste, la población no pueda también unirse a la argolla del Gobierno para aplaudir ante la desintegración del país!

Fuente: Diario La Hora

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí